Comunicación: Primeras nociones.

Comunicación, clave de entendimiento o malinterpretación en función del uso que los seres humanos hagamos de ella. Si hay algo que nos caracteriza es que somos seres sociales a los que nos gusta compartir con otras personas nuestros pensamientos, gustos, inquietudes, día a día… Pero ¿cómo sabemos si de verdad estamos comunicando?

En muchas ocasiones, como es el caso de los debates políticos vemos a dos o más partidos enfrentados que, aparentemente, se escuchan unos a otros dando una respuesta sobre las alegaciones que el contrario hace. Aunque seguro que has notado que en determinadas situaciones dan una respuesta que nada tiene que ver con la pregunta que se les ha formulado. Entonces, si ellos mismos no están comprendiendo el mensaje ¿cómo vamos a hacerlo nosotros?

Con este ejemplo quiero transmitirte que, aunque a veces lo parezca, no todo es comunicación sino más bien información. Para comunicar debe existir un emisor que transmita un mensaje a un receptor con unas condiciones determinadas como el lenguaje, el código del mensaje o el canal. Además, el pilar más importante para que el procedimiento sea correcto es la existencia del «feedback» por parte del receptor, para que así se mantenga una conversación bidireccional en la que ambos participen.

Antes de analizar cómo ha evolucionado la comunicación dentro del entorno digital, es necesario comprender algunos aspectos básicos que rigen la comunicación en general, para así poder hacer un uso adecuado de ésta.

Comunicación: Componentes y tipologías.

Para que la comunicación sea efectiva debe estar compuesta por 5 elementos esenciales:

  1. Emisor: Persona o personas que se encargan de iniciar la comunicación transmitiendo un mensaje, ya sea de forma oral o escrita.
  2. Receptor: Persona o personas a la que va dirigido el mensaje y se encarga de recibirlo e interpretarlo.
  3. Código: Conjunto de reglas y signos, organizados de forma previa y que se utilizan para construir el mensaje que los comunicadores utilizan. Por ejemplo: el idioma, lengua de signos, código en braille…
  4. Mensaje: Es el objetivo de la comunicación. Hace referencia a la información que el emisor le transmite al receptor y viceversa.
  5. Canal: El medio que se utiliza para transmitir el mensaje. Algunos canales pueden ser el e-mail, teléfono, webs, chats…

Estos serán los cimientos sobre los que se construirán cualquier proceso comunicativo y que, cuanto mejor organizados y claros queden menor será la posibilidad de errores entre los partícipes.

Cuando queremos comunicar la primera idea que aparece en nuestra mente se basa en 2 personas hablando entre sí, una comunicación interpersonal. Pero oye, ¿nunca has hablado contigo mismo? Estoy prácticamente segura de que la respuesta es un sí. Esta variante se denomina comunicación intrapersonal y también existe la comunicación masiva que hace referencia a un emisor transmitiendo un mensaje hacia un grupo de personas (por ejemplo, cuando un profesor comunica la lección a su alumnado).

Y en cuanto a la tipología: ¿cuántos tipos de comunicación existen?

  • Comunicación verbal: Aquella que es expresada mediante palabras, pudiendo ser fundamentalmente oral y escrita. A la hora de comunicar es primordial transmitir credibilidad y para ello debemos prepararnos profundamente el tema, hablar con pasión para así conectar y emocionar al receptor, así como trabajar para mejorar las dotes comunicativas.
  • Comunicación no verbal: Durante una conversación aproximadamente un 65% pertenece a este tipo de comunicación, por lo que, gran parte de lo que recibirá el receptor será la apariencia física, movimientos o la expresión de la cara entre otros.
  • Comunicación emocional: Comunicar entendiendo a la persona desde la empatía. Para ello, se utilizan verbos emocionales, se describe la forma en la que se comportan las personas y se habla de forma subjetiva.
  • Comunicación empresarial: Los errores comunicativos en el ámbito empresarial pueden conllevar la pérdida de una venta, una mala reputación o problemas a nivel interno en la organización. Por ello, es muy importante trazar un plan y tener claro a quién nos dirigimos: si es alguien perteneciente a la empresa o externo.
    Además, toda organización debe tener claro 3 aspectos fundamentales antes de comunicar:
    Misión: Por qué estás aquí, cuál es la razón por la que existe tu empresa.
    Visión: Dónde quieres llegar, cómo ves la evolución de tu empresa en el futuro.
    Valores: Los principios por los que se rige tu empresa y los límites intolerables dentro de la misma.

Tras este análisis, como ya te anunciaba al principio, la transformación digital también ha repercutido en la forma en la que nos comunicamos. La necesidad de ser convincentes y expresarnos adecuadamente se ha visto incrementada debido al factor digital, pues cuando los ojos no ven, la tan temida primera impresión recaerá sobre nuestras palabras.

El impacto de la digitalización dio lugar al análisis de nuevas formas comunicativas, expresiones, lenguaje, simbología y también nuevos términos.

Comunicación 2.0

La comunicación 2.0 es un nuevo término que surgió paralelamente a la aparición de la Web 2.0, una web social, centrada en el perfil del usuario y que fue creada para que las personas cooperasen, interactuasen e intercambiaran información entre sí.

Por tanto, el término comunicación 2.0 no pierde su esencia de conectar con las personas a través de un mensaje, aunque con este nuevo modelo la posibilidad de canales a utilizar se ha multiplicado: Blogs, e-mails, mensajes de texto, foros, redes sociales…

Además, una de las características distintivas de la comunicación 2.0 es la inmediatez de respuesta. Esta condición ha favorecido especialmente a la relación empresa-cliente, pues aparece una vía que permite solucionar los problemas de los consumidores más rápido, conocer su opinión, aspectos a mejorar o qué dicen de la empresa en el entorno digital.

A la hora de comunicar en la web, las empresas tienen en cuenta 3 ideas clave:

Estas premisas son las que deben marcar las relaciones que se produzcan entre las empresas y los nuevos clientes digitales, siendo necesario para ello una estrategia que se alinee con sus objetivos.

Algunos de los aspectos básicos que debe contemplar la estrategia de comunicación 2.0 son: Conocer al cliente en profundidad, decidir en qué redes estar presente y utilizarlas como vía de participación y aportación de valor, adaptar el lenguaje (mensajes breves, fáciles de comprender, acorde al receptor y con contenido visual) así como responder ante las malas experiencias de los usuarios.

Por otra parte, dentro de la estrategia es primordial establecer cómo hacer que el cliente se sienta emocionalmente conectado con la marca. Se trata de reforzar los valores y hacer a tu cliente parte de la historia. Esto requiere que la empresa se ponga en la piel del público objetivo, escuchándolo, sorprendiéndolo, respetándolo y cautivándolo.

Al fin y al cabo, lo que buscamos a través de la comunicación es sentirnos comprendidos y valorados. Cuidar la comunicación favorecerá a tu imagen, a tu marca, tu público, tu organización y a ti mismo.

Así que, no lo olvides nunca: Todo comunica y la comunicación es como el eco, devuelve lo que haces. 

¡Cuídala!

Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Comunicación, clave de entendimiento o malinterpretación en función del uso que los seres humanos hagamos de ella. Si hay algo que nos caracteriza es que somos seres sociales a los que nos gusta compartir con otras personas nuestros pensamientos, gustos, inquietudes, día a día… Pero ¿cómo sabemos si de verdad estamos comunicando?

En muchas ocasiones, como es el caso de los debates políticos vemos a dos o más partidos enfrentados que, aparentemente, se escuchan unos a otros dando una respuesta sobre las alegaciones que el contrario hace. Aunque seguro que has notado que en determinadas situaciones dan una respuesta que nada tiene que ver con la pregunta que se les ha formulado. Entonces, si ellos mismos no están comprendiendo el mensaje ¿cómo vamos a hacerlo nosotros?

Con este ejemplo quiero transmitirte que, aunque a veces lo parezca, no todo es comunicación sino más bien información. Para comunicar debe existir un emisor que transmita un mensaje a un receptor con unas condiciones determinadas como el lenguaje, el código del mensaje o el canal. Además, el pilar más importante para que el procedimiento sea correcto es la existencia del «feedback» por parte del receptor, para que así se mantenga una conversación bidireccional en la que ambos participen.

Antes de analizar cómo ha evolucionado la comunicación dentro del entorno digital, es necesario comprender algunos aspectos básicos que rigen la comunicación en general, para así poder hacer un uso adecuado de ésta.

Comunicación: Componentes y tipologías.

Para que la comunicación sea efectiva debe estar compuesta por 5 elementos esenciales:

  1. Emisor: Persona o personas que se encargan de iniciar la comunicación transmitiendo un mensaje, ya sea de forma oral o escrita.
  2. Receptor: Persona o personas a la que va dirigido el mensaje y se encarga de recibirlo e interpretarlo.
  3. Código: Conjunto de reglas y signos, organizados de forma previa y que se utilizan para construir el mensaje que los comunicadores utiliza. Por ejemplo: el idioma, lengua de signos, código en braille…
  4. Mensaje: Es el objetivo de la comunicación. Hace referencia a la información que el emisor le transmite al receptor y viceversa.
  5. Canal: El medio que se utiliza para transmitir el mensaje. Algunos canales pueden ser el e-mail, teléfono, webs, chats…

Estos serán los cimientos sobre los que se construirán cualquier proceso comunicativo y que, cuanto mejor organizados y claros queden menor será la posibilidad de errores entre los partícipes.

Cuando queremos comunicar la primera idea que aparece en nuestra mente se basa en 2 personas hablando entre sí, una comunicación interpersonal. Pero oye, ¿nunca has hablado contigo mismo? Estoy prácticamente segura de que la respuesta es un sí. Esta variante se denomina comunicación intrapersonal y también existe la comunicación masiva que hace referencia a un emisor transmitiendo un mensaje hacia un grupo de personas (por ejemplo, cuando un profesor comunica la lección a su alumnado).

Y en cuanto a la tipología: ¿Cuántos tipos de comunicación existen?

  • Comunicación verbal: Aquella que es expresada mediante palabras, pudiendo ser fundamentalmente oral y escrita. A la hora de comunicar es primordial transmitir credibilidad y para ello debemos prepararnos profundamente el tema, hablar con pasión para así conectar y emocionar al receptor, así como trabajar para mejorar las dotes comunicativas.
  • Comunicación no verbal: 
    Durante una conversación aproximadamente un 65% pertenece a este tipo de comunicación, por lo que, gran parte de lo que recibirá el receptor será la apariencia física, movimientos o la expresión de la cara entre otros.
  • Comunicación emocional: 
    Comunicar entendiendo a la persona desde la empatía. Para ello, se utilizan verbos emocionales, se describe la forma en la que se compartan las personas y se habla de forma subjetiva.
  • Comunicación empresarial: Los errores comunicativos en el ámbito empresarial pueden conllevar la pérdida de una venta, una mala reputación o problemas a nivel interno en la organización. Por ello, es muy importante trazar un plan y tener claro a quién nos dirigimos: si es alguien perteneciente a la empresa o externo.
    Además, toda organización debe tener claro 3 aspectos fundamentales antes de comunicar:
    Misión: Por qué estás aquí, cuál es la razón por la que existe tu empresa.
    Visión: Dónde quieres llegar, cómo ves la evolución de tu empresa en el futuro.
    Valores: Los principios por los que se rige tu empresa y los límites intolerables dentro de la misma.

Tras este análisis, como ya te anunciaba al principio, la transformación digital también ha repercutido en la forma en la que nos comunicamos. La necesidad de ser convincentes y expresarnos adecuadamente se ha visto incrementada debido al factor digital, pues cuando los ojos no ven, la tan temida primera impresión recaerá sobre nuestras palabras.

El impacto de la digitalización dio lugar al análisis de nuevas formas comunicativas, expresiones, lenguaje, simbología y también nuevos términos.

Comunicación 2.0

La comunicación 2.0 es un nuevo término que surgió paralelamente a la aparición de la Web 2.0, una web social, centrada en el perfil del usuario y que fue creada para que las personas cooperasen, interactuasen e intercambiaran información entre sí.

Por tanto, el término comunicación 2.0 no pierde su esencia de conectar con las personas a través de un mensaje, aunque con este nuevo modelo la posibilidad de canales a utilizar se ha multiplicado: Blogs, e-mails, mensajes de texto, foros, redes sociales…

Además, una de las características distintivas de la comunicación 2.0 es la inmediatez de respuesta. Esta condición ha favorecido especialmente a la relación empresa-cliente, pues aparece una vía que permite solucionar los problemas de los consumidores más rápido, conocer su opinión, aspectos a mejorar o qué dicen de la empresa en el entorno digital.

A la hora de comunicar en la web, las empresas tienen en cuenta 3 ideas clave:

Estas premisas son las que deben marcar las relaciones que se produzcan entre las empresas y los nuevos clientes digitales, siendo necesario para ello una estrategia que se alinee con sus objetivos.

Algunos de los aspectos básicos que debe contemplar la estrategia de comunicación 2.0 son: Conocer al cliente en profundidad, decidir en qué redes estar presente y utilizarlas como vía de participación y aportación de valor, adaptar el lenguaje (mensajes breves, fáciles de comprender, acorde al receptor y con contenido visual) así como responder ante las malas experiencias de los usuarios.

Por otra parte, dentro de la estrategia es primordial establecer cómo hacer que el cliente se sienta emocionalmente conectado con la marca. Se trata de reforzar los valores y hacer a tu cliente parte de la historia. Esto requiere que la empresa se ponga en la piel del público objetivo, escuchándolo, sorprendiéndolo, respetándolo y cautivándolo.

Al fin y al cabo, lo que buscamos a través de la comunicación es sentirnos comprendidos y valorados. Cuidar la comunicación favorecerá a tu imagen, a tu marca, tu público, tu organización y a ti mismo.

Así que, no lo olvides nunca: Todo comunica y la comunicación es como el eco, devuelve lo que haces. 

¡Cuídala!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja un comentario